Santo Domingo.- Unas 141 personas de 336 inscritas han sido evaluadas desde el martes 29 de septiembre hasta el viernes 9 de octubre, para ser uno de los diez miembros (5 titulares y 5 suplentes) de la Junta Central Electoral (JCE).

Y dentro de esas 141 personas, se han destapado algunos casos particulares, ya sea por las preguntas de los miembros de la comisión del Senado a cargo de la escogencia de los nuevos miembros de la JCE, o simplemente por su pasado.

El primero en la lista y en destapar algunas informaciones sobre la suspensión de las pasadas elecciones municipales, fue Luis García, actual miembro suplente, quien dijo que ese fallo en el proceso electoral se dio por “inobservancias” del pleno de la JCE.

Ese mismo día de inicio de las evaluaciones, en su tanda matutina, lo senadores entrevistaron a un abogado de nombre Manuel Aramis Miranda, quien durante sus cinco minutos de presentación, se desvió un tanto del tema y abogó por el matrimonio infantil.

Ya en la tanda vespertina, un joven llamado Omar Antonio Caba Cruz, se presentó ante los senadores e inmediatamente uno de ellos se percató de su apariencia juvenil y le preguntó sobre su edad, respondiendo este que tenía menos 30 años, lo que llevó a su descalificación. El punto curioso de esta situación, es que la comisión “depuró en dos ocasiones” todos los perfiles de los aspirantes.

Unos días después, específicamente el lunes 5 de octubre, Carmen Imbert Brugal, actualmente miembro titular de la JCE y Mario Núñez, director de Elecciones de ese órgano, destaparon detalles sobre la suspensión de las elecciones y su responsabilidad sobre ella.

Imbert Brugal, la primera en ser entrevistada, manifestó que las elecciones fueron suspendidas por una serie de actitudes “autosuficientes y arrogantes” al tiempo de volver a reiterar que a ella nunca se le informó sobre los problemas que estaban presentando los equipos del voto automatizado el sábado previo al proceso electoral.

Mientras que Mario Núñez, quien aparentemente tenía más conocimientos sobre lo sucedido el día antes de las elecciones suspendidas, reveló que se enteró el sábado junto a algunos miembros del pleno de la JCE, pero no dijo nombres.

Más adelante también fue entrevista Rosario Altagracia Graciano, quien es miembro actual de la JCE y dejó entrever que ella tampoco había sido informada sobre los problemas que presentaron los equipos del voto automatizado el día antes, y que dudaba sobre si el presidente de ese órgano, Julio César Castaños Guzmán, tenía conocimiento de ello.

Uno de los últimos candidatos a resaltar que ha sido entrevista hasta la fecha, y que criticó las acciones que llevaron a la suspensión de las elecciones, fue Ramón Madera Arias, juez del Tribunal Superior Electoral (TSE), quien durante su evaluación calificó como un «capricho» de los actuales miembros del órgano electoral el uso del voto automatizado en las fallidas elecciones municipales.

La lista, que aún no llega a la mitad de los aspirantes evaluados, contiene otros nombres llamativos, como el caso de Román Jáquez Liranzo, actual presidente del TSE; Eddy Olivares, exmiembro del pleno de la JCE y hasta hace unas semanas, dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Trajano Potentini, presidente de Justicia y Transparencia.

Preguntas y trabajo
Tras agotar cinco minutos de presentación, en los que los aspirantes dan a conocer por qué quieren ser miembros de la JCE, la comisión especial del Senado tiende a realizar al menos tres preguntas.

Entre los tópicos más preguntados están el método d’hondt; su opinión sobre la suspensión de las pasadas elecciones y las alternativas para evitar nuevamente este suceso; el voto automatizado; el proceso de cedulación; el padrón del exterior, entre otro temas.

La comisión especial que evalúa a los candidatos se reúne lunes, martes y jueves, realizando las entrevistas en tandas de 9:00 de la mañana a 1:00 de la tarde y de 3:00 de la tarde a 6:00 de la tarde; y los viernes de 9:00 de la mañana a 1:00 de la tarde.