Andersson Boscán: “Hay más información de sobornos de Odebrecht en República Dominicana”

Santo Domingo.- El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación hizo la semana pasada grandes revelaciones respecto a los sobornos pagados por la empresa brasileña Odebrecht en los distintos países en que se construyeron obras.

Andersson Boscán, el periodista que recibió la filtración de miles de documentos del departamento de sobornos de Odebrecht, donde se consignan los “pagos secretos” de 39 millones de dólares para la Central Termoeléctrica Punta Catalina, conversó con el LISTÍN DIARIO acerca de las informaciones de la plataforma Drousys, un sistema encriptado de comunicación que servía para los sobornos de la poderosa compañía, hoy declarada en quiebra.

Boscán revela que la información publicada no es toda la existente del país, ya que República Dominicana “es uno de los países donde ha habido más información” de los sobornos pagados por Odebrecht. A todas esas informaciones tuvo acceso el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Revisando ese sistema de información, el Dousys, es que los investigadores periodísticos se dieron cuenta del borrado de informaciones de al menos cuatro obras construidas por Odebrecht en República Dominicana.

Pero además de la eliminación de información, los periodistas pudieron encontrar a través del sistema Drousys sub contratos, contractos ficticios que Odebrecht hacía con algunas empresas para maquillar el movimiento de las cuentas.

“Hay correos pidiendo que se haga el pago a tal o cual cuenta, hay explicaciones a los bancos de porqué se está haciendo esta trasferencia, hay estados de cuentas bancarias, hay informaciones cuantiosas y voluminosas, pero básicamente esta todo lo que uno encontraría normalmente en un departamento contable de una compañía”, nos explica Andersson Boscán.

Este sistema encriptado, al que solo tenían acceso los ejecutivos de la compañía, fue creado por Odebrecht con el objetivo de llevar una contabilidad paralela que llamaban como la división de operaciones estructuradas, que en realidad era el departamento de pago de sobornos de la compañía (que se instaló en República Dominicana, de hecho).

A través del sistema Drousys los ejecutivos de la empresa brasileña mandaban correos solicitando transferencias bancarias a diversos números de cuentas de los distintos países donde realizaban construcciones. 

“Además subían los documentos, los contratos, las cuentas bancarias, todos los documentos sensibles de la operación de soborno estaban reflejados allí precisamente por seguridad”, nos contó el periodista desde Ecuador.

Según explica Boscán, Odebrecht empezó a borrar informaciones de al menos 11 países desde mediados de 2015 hasta mediado del 2016, luego de haber iniciado un proceso de cooperación con la justicia.

“Yo creo que borraban las comunicaciones para que los documentos necesitaran de alguien que los interpreten y los expliquen. Esto mejoraba su capacidad de negociadores en la mesa de negociación y luego los hacían tener un rol más protagónico en todo el proceso judicial como al final sucedió, sin las delaciones de los 77 ejecutivos de Odebrecht poco o nada aportaban los papeles”, señala.

El periodista ha informado a través de su cuenta de Twitter que en República Dominicana se borraron informaciones sobre la carretera Cibao Sur, el acueducto Hermanas Mirabal, Eco-via Santiago y la Autovía del Coral.

Las construcciones
El gobierno dominicano inició la construcción de la carretera Cibao Sur, en 2012, informando que la misma tenía un consto de 293 millones de dólares.

En mayo de 2013, el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, afirmó que el costo de la obra sería entre US$350 a 400 millones.

En la inauguración de la segunda fase que constaba de 29 kilómetros en 2016, el gobierno informó que la misma se construyó a un costo de 78 millones de dólares, de un proyecto de tres ciclos, cuya primera entrega consistió en la carretera Cruce de Ocoa-Sabana Larga, en 2013.

Sin embargo en la constricción del Acueducto Hermanas Mirabal, en 2010, el gobierno informó que tendría un costo de superior a los 51 millones de dólares, equivalentes a más de mil 800 millones de pesos, pero en la inauguración de esta obra en 2012 el Estado dominicano aseguró que la misma tuvo una inversión de US$110,201,540.70.

En la construcción de la Autovía del Coral en 2010, el gobierno informó que la misma tendría una inversión de más de 360 millones de dólares, pero al ser inaugurada en 2012 se informó que la misma sobrepasaba los 400 millones de dólares.