Santo Domingo.- Debido a  que los menores de 13 años  son inimputables, es decir, que no  pueden ser sometidos penalmente, porque la Ley 136-03 lo prohíbe, los padres  pueden ser demandados civilmente por los daños provocados por sus hijos.

La Ley 136-03 establece que la Sala Civil del Tribunal de Niños,Niñas y Adolescentes tiene competencia para conocer y decidir las acciones en reclamación o reparación de los daños y perjuicios derivados de actuaciones de niños o niñas menores de 13 años.

La procuradora de la Corte de Apelación para Niños, Niñas y Adolescentes, Mayra Medina, explicó que  ante la imposibilidad legal de juzgar a los menores de 13 años involucrados en una infracción penal, el Ministerio Público solicita al juez medidas de seguridad, a fin de desarrollar un programa de resocialización.

Expuso que entre esas medidas se incluyen que el niño sea colocado de manera provisional en un centro de CONANI, con un familiar distinto al que tenía la guarda en ese momento, el cambio de domicilio y de centro educativo, además de terapias sicológicas. Esas medidas se solicitan y deciden de forma administrativa. 

“La norma nos habla de que no podemos someterlos a ellos como imputables de un delito cometido, de una infracción penal, porque no son responsables”, enfatizó.

 Dijo que es lamentable que suceda, pero enfatizó que lo que se debe hacer es tomar correctivos y trabajar fuertemente en la prevención con las escuelas.  “Tienen que recibir terapias porque de lo contrario tenemos más adelante a una adolescente con problemas de conducta fuerte”, expresó.

Medina sostuvo que tanto los fiscales de niños, niñas y adolescentes como los de adultos, están  enfocados en la prevención  de los niños y adolescentes, al igual que el Ministerio de Educación. Indicó que se trabaja no solo con la familia de la víctima, sino también de la victimaria.

Prohibición
El Artículo 223 de la Ley 136-03 dispone que los niños y niñas menores de 13 años, en ningún caso,  son responsables penalmente. 

 Según mandato de la ley, no pueden ser detenidos, privados de su libertad, ni sancionados por autoridad alguna.

En los últimos cinco años, en la jurisdicción del Distrito Nacional solo se han registrado dos casos de infracciones penales por menores de 13 años.

El más reciente corresponde a la muerte de la niña Chanel Mari Tiburcio, de 11 años,  el pasado 25 de abril, luego que una compañera, de 12 años, la empujara y golpeara en la cabeza contra el pavimento, cuando salía de una escuela, en el sector Los Girasoles.