Comerciantes detallistas denuncian caída de las ventas en Monseñor Nouel

DESESPERACIÓN: expresan preocupación por la ola de asaltos y los apagones en esta ciudad.

Bonao-. El vocero de la Asociación de Comerciantes Detallistas de Monseñor Nouel, afirmó que la falta de circulante, el desabastecimiento de productos básicos y los constantes apagones, combinado con el auge de la delincuencia, mantienen a los miembros de ese sector en una situación económica desesperante “nunca vista”.

En ese sentido, Carlos Pérez, explicó que en los últimos meses las ventas han bajado entre un 25 y un 30 porciento, por lo que muchos dueños de colmados se han visto obligados a tener que cerrar sus puertas, mientras que otros están al borde de ir a la quiebra.

“Los detallistas estamos viviendo una situación muy difícil, porque las ventas se han caído a niveles preocupantes, con los apagones se nos dañan los productos refrigerados, y entonces los delincuentes nos asaltan y nos llevan  lo poco que vendemos durante el día”, sostuvo Pérez.

Indicó que el deterioro de los circuitos 24 horas y la reducción de la cantidad de horas de electricidad en las diferentes zonas de Bonao impactan de manera considerable al comercio minorista, ya que tienen que pagar altas facturaciones por un servicio precario.

“Por la oscuridad en las noches muchas personas se abstienen de visitar los colmados, además de que esto incide en el aumento de la delincuencia”, situación que nos afecta doblemente,” manifestó el dirigente comercial.

Demandó del director de la Regional Cibao-Sur de la Policía, general Francisco Romer López, disponer de una vigilancia permanente en las zonas más neurálgicas, a fin de controlar la ola de robos y asaltos que se registra en esta población.

Pérez, calificó también de crítica la escasez de azúcar crema que se ha producido últimamente en el mercado, tras exigir de las autoridades competentes la solución inmediata a esa problemática, la cual aseguró afecta tanto a los detallistas como a los consumidores.

“Este es un producto de consumo masivo, vital en la dieta de los dominicanos, donde un saco que se vendía anteriormente a 2,350 pesos ahora cuesta hasta 2,750 pesos y no aparece, nosotros como comercio organizados necesitamos manejar las cantidades que nos permitan abastecer a nuestros afiliados, porque somos el canal más idóneo para su comercialización a precios razonables para todo el público consumidor.